Contrato Mercantil VS Falso Autónomo

A menudo cuando buscamos ofertas de trabajo no encontramos que nos ofrecen un contrato mercantil, esto es lo que podríamos llamar un “falso autónomo”.

 

Debemos empezar por el principio, ¿qué es un contrato mercantil? Es un contrato de prestación de servicios entre una empresa y una persona en la que el trabajador contratado es independiente y trabaja por cuenta propia.

 

Parece que no hay muchas diferencias con un contrato laboral pero en realidad si las hay:

  1. La empresa se exime de realizar cualquier pago relacionado con la Seguridad Social.
  2. No existe ninguna indemnización por la finalización del contrato.
  3. No se cotiza ni se consigue prestación por desempleo salvo que solicites la cotización por cese de actividad.

 

En general, se podría decir que la empresa se libra de pagar cualquier tipo de impuesto, pago a la Seguridad Social e indemnización y que la situación del empleado (en caso de que sea empleado habitual) es peor que la de cualquier empleado con contrato laboral.

 

En caso de que seas autónomo y tengas muchos clientes este contrato es algo normal. Sin embargo, si una empresa te contrata y lo hace bajo este contrato, estarás convirtiéndote en un “falso autónomo”.

 

En el momento en el que tú tienes que hacer la misma jornada laboral que un trabajador con contrato laboral y en el que tienes las mismas obligaciones, este contrato ya no es tan legal. En teoría un contrato mercantil es en igualdad de condiciones, es decir, que el trabajador no trabaja por cuenta ajena sino por cuenta propia, por lo que si eres un empleado más este contrato no tiene sentido.

 

En definitiva, si solo trabajas para una empresa y lo haces como cualquier otro empleado, deberías tener un contrato laboral. En caso de que hagas lo mismo que el resto, no tengas más clientes, tu horario de trabajo no te lo permita y seas un empleado más, el contrato mercantil es ilegal.

A raíz de la Crisis Económica, ha habido cada vez más empresas que optan por esta modalidad de contratos y para solventar este problema se creó el contrato para Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes. Es un contrato al que se pueden adherir todos los autónomos que generen un 75% o más de ingresos a través de un solo cliente.

 

Este contrato tiene más beneficios con respecto al contrato mercantil y el autónomo de toda la vida.

Los beneficios son los siguientes:

  1. Derecho a cobrar prestación por desempleo si el cliente incumple su parte o si se es despedido.
  2. Derecho a 18 días de vacaciones (no remuneradas).
  3. Permiso de maternidad o paternidad.

 

¿Es esta una solución adecuada para el problema del falso autónomo? Probablemente no, pero al menos es un pequeño parche para que el autónomo que trabaja principalmente para una empresa esté ligeramente más cubierto.

 

 

Share This:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *